Solución FÁCIL al error ISDone.dll

Algunos de los errores más comunes de Windows se producen cuando el sistema operativo no puede encontrar algún archivo DLL o cuando este archivo se encuentra dañado. En este post te voy a explicar cómo solucionar el error ISDone.dll y cuál es la causa de su aparición. ¡Vamos allá!

¿Por qué aparece este error?

Los archivos DLL son programas que forman parte de Windows y que se ejecutan bajo demanda cuando un programa lo solicita. Si Windows no encuentra ISDone.dll en el directorio correspondiente o si el archivo se encuentra dañado, te mostrará un mensaje de error como el siguiente: “ISDone.dll no encontrado”.

Por lo general, el mensaje de error no facilita al usuario ninguna información adicional acerca del problema. Así que, a continuación, te muestro cómo solucionarlo sin instalar programas de terceros ni descargar archivos de fuentes dudosas.

Solución 1

Una de las posibles causas del error es que tengas el sistema operativo desactualizado. Así que vamos a revisar si tenemos alguna actualización pendiente.

Si tenemos Windows 10, seguimos los siguientes pasos:

  1. Abrimos el Menú de Inicio de Windows.
  2. Pinchamos sobre “Configuración” (el icono con forma de engranaje).
  3. Hacemos clic en “Actualización y Seguridad” y pinchamos sobre “Buscar actualizaciones”.
  4. Instalamos las actualizaciones pendientes, reiniciamos nuestro equipo y volvemos a comprobar si tenemos actualizaciones en cola.
  5. Tras ello, probamos a ejecutar nuevamente la aplicación que provoca el error.

Si tenemos Windows Vista, 7 u 8 seguimos los siguientes pasos:

  1. Abrimos el Menú de Inicio de Windows.
  2. Escribimos “update” (sin comillas).
  3. Hacemos clic sobre Windows Update y comprobamos si tenemos actualizaciones pendientes.
  4. Instalamos las actualizaciones pendientes, reiniciamos nuestro equipo y volvemos a comprobar si tenemos actualizaciones en cola.
  5. Tras ello, probamos a ejecutar nuevamente la aplicación que provoca el error.

Solución 2

Si la solución anterior no ha resuelto el problema, es posible que algunos archivos del sistema se encuentren dañados. En estos casos, recomiendo utilizar el comprobador de archivos de Windows para reparar los archivos del sistema que no existan o estén dañados.

  1. Abrimos el Menú de Inicio de Windows.
  2. Escribimos “cmd” (sin comillas) y hacemos clic derecho sobre el programa “Símbolo del Sistema” para ejecutarlo como administrador.
  3. Se abrirá una ventana de color negro en la que deberemos escribir el siguiente comando: “sfc /scannow” (sin comillas).
  4. El comando “sfc /scannow” analizará todos los archivos del sistema y remplazará los archivos dañados por una copia en caché ubicada en una carpeta comprimida en \System32\dllcache.
  5. No cierres la ventana durante la verificación. Normalmente tardará entre 5 y 15 minutos.
  6. Una vez finalizado el análisis, el comprobador de archivos te indicará que no se han encontrado errores o que se han encontrado y se han reparado. Si necesitas más información: pincha aquí.

Solución 3

Si tienes Windows perfectamente actualizado y sin errores, el problema lo está provocando el el juego o programa que intentas ejecutar o instalar. Antes de continuar con los siguientes pasos, recuerda que si has descargado programa a través de uTorrent o algún programa similar, es recomendable realizar un “force check” o “forzar comprobación” para comprobar que el archivo se descargó íntegramente. Comprueba también que tu PC cumple con los requisitos mínimos. Si todo está correcto, sigue los pasos que te muestro a continuación:

  1. Desinstala el juego programa o aplicación que está provocando el problema.
  2. Si se trata de un juego como HearthStone, te recomiendo desinstalar también el launcher Battle.net.
  3. Busca el directorio en el que estaba instalado el programa y elimina los restos de la instalación que todavía se encuentren en tu equipo. La mayoría de juegos y aplicaciones se instalan en C:\Program Files (x86).
  4. Instala nuevamente la aplicación.

Publicar comentario